EGIPTO

EGIPTO
Viaja con Piramicasa a Egipto y a México

GOLPE DE ESTADO



NOTICIA: Cuatro Conferencias Magistrales de Gabriel Silva en diversas ciudades del mundo  Más datos en:

Los Golpes de Estado hechos por militares algunas veces fueron relativamente buenos, otras no. La mayoría de las veces son nefastos y rara vez son legítimamente realizados por idealistas de la Patria. Pero siempre, absolutamente siempre, son producto del fracaso cívico, del fracaso por causa de la corrupción, del entreguismo de unos pocos políticos a los intereses internacionales..  Y rara, pero que muy rara vez, contribuye a mejorías de forma y de fondo en un país.
Si se quiere producir una Verdadera Revolución, y no las pseudorrevoluciones manipuladas por esos intereses apátridas, hay que producir la revolución tranquila y pacífica, pero no tan "pacifista" que se nos trate como a ovejas. .
Existe un concepto formado a propósito por la sinarquía, contra el pueblo y las fuerzas armadas, para mantener una separatividad, para que se vea a los militares y policías como enemigos. Así se han usado y se usan para reprimir, pero el concepto debe superarse y aclaro tajantemente que NO HAY REVOLUCIÓN si no se cuenta con el total apoyo de las Fuerzas Armadas y las policías. Cualquier movimiento que realmente desee quitarse de encima a los "polincuentes", debe contar con la fuerza de las armas para que la revolución sea pacífica. De lo contrario, sólo se tendrá un enfrentamiento tan sangriento como inútil. No son un problema o una desgracia en sí mismos, sino un cúmulo de desgracias acumuladas por el pueblo, que producen la reacción de grupos armados y otras veces simples acciones de inteligencia política propiciadas por los falsarios de las supuestas democracias. En este caso, el golpe se queda en conato, no fructifica, no se consolida el golpista porque ha sido manipulado, ha caído en una trampa tendida por un tramposo muy hábil, que luego aparecerá como "heroico defensor de la democracia".

Un Golpe de Estado Ecologénico, o Golpe de Estado Civil, sería la única forma de golpe de Estado realmente útil en lo inmediato y a largo plazo. Algo tan absolutamente democrático como una Constitución Asamblearia llevada a la práctica, es lo que pondría las cosas en su lugar, desde la justicia eficaz hasta la economía. Pero sin el respaldo de las armas, no sería posible.
 

No habría ejércitos capaces de evitar una reunión en cada barrio. No habría casta política ni suficientes policías a su servicio para contener un cambio de conciencia masivo, de participación activa de la masa ciudadana. Pero un grupo reducido de ciudadanos honestos y valiente puede hacerlo si cuenta con el apoyo de los ejércitos y las policías, que son al fin y al cabo, nuestros hijos, hermanos, padres, parientes, amigos y sobre todo COMPATRIOTAS Y CONCIUDADANOS.
 

Un Golpe de Estado pacífico, capaz de echar por la puerta trasera a los parásitos de la partitocracia, a los vendepatrias, a los corruptos, a los criminales sirvientes de los criminales de las finanzas,  requeriría que una masa crítica de al menos un líder ecologenista cada cien, doscientas o mil familias (dependiendo de la densidad poblacional) esté consciente y bien preparado para actuar coordinadamente con todos los demás, sin preocuparse de quién está a la cabeza de la organización (que puede haberla o no)

 Una alternativa óptima en la mayoría de los países, es la formación de una Asamblea Constituyente (o sea empezar a formar la cabeza y luego el cuerpo asambleario nacional).
Lo importante es que de la propia Movilización Asamblearia deben surgir los representantes para las Asambleas Provinciales y de éstas, los Asambleístas Constituyentes, que no tendrán ni el rojo ni el azul, ni la izquierda ni la derecha, ni el capitalismo ni el comunismo. Ni la dictadura manipulada ni la falsa democracia de los partidos, ni la derecha de los conservadores... (de fortunas y oligarquías), ni los falsos socialistas del estatismo improductivo que sufraga la pereza y la parasitosis creando otras castas (liberados, parados, etc) como colchón entre los políticos y el pueblo.
 

Los líderes ecologenistas han de estar profunda y sinceramente convencidos de que la mentalidad de "el bien común antes que el propio" es la única manera de lograr que un pueblo viva con justicia auténtica, riqueza y bienestar. Y deben ESTUDIAR al menos el libro Ecologenia Global y manejar muy bien todos los conceptos allí expuestos, especialmente en la parte de Constitución Asamblearia. Otros aspectos y detalles específicos de cada áera, como la organización del trabajo, etc., se podrán conocer después, dependiendo de la función que cada lider desarrolle.
El ecologenista ha de comprender que no todo el mundo puede Amar a la Humanidad, pero su discurso tiene que ser muy claro y conciso en todos los aspectos, para que hasta el más egoísta de sus conciudadanos entienda que si no está dispuesto a servir a los demás, no puede ni debe esperar que los demás le sirvan.
 

Porque no puede tener realmente Libertad, aquel que no la ama más que a la Vida.
¿Merecerías tener la pareja que tienes si dices que la amas pero no estuvieras dispuesto a arriesgar por ella tu propia vida?. ¿Merecerías a tus hijos si no estuvieras en disposición de arrancar tripas y ojos de quienes les quisieran asesinar o violar?... ¿Mereces la paz, la justicia social, la seguridad y perspectiva de vida que te gustaría tener en tu país?.
Del mismo modo, no puedes pretender Justicia, Libertad, Paz y todos los valores y beneficios que te da una Patria, si no estás dispuesto/a a matar o morir por ella.
Hay policías y militares (desde ya que no todos) que están dispuestos a apalearte aunque seas su vecino, amigo o familiar, porque ama la mierda de paga que tiene, la basura de carrera como empleado de un Estado corrupto y el falso orgullo de un "cuerpo", mucho más que a sí mismo o que a la Patria y ni que decir del desprecio que siente por el resto de la Humanidad.
 

Pues el Ecologenista NO PUEDE ser de esa clase moralmente inferior. La Ecologenia está ideada y será realizada por personas de moral superior, de las que no se pueden comprar ni vender, de las que no se pueden esperar traiciones ni abandonos por miedo cuando las cosas se ponen difíciles.

El único Golpe de Estado que realmente tendría sentido y efectos benéficos para los pueblos, es que el ellos mismos hagan, con una rebeldía fiscal inmediata y una movilización asamblearia. Todo lo demás, se llame República, Golpe Militar, Comunismo, Indignados o de cualquier otra forma (o fórmula) de manifestaciones callejeras (Ver pestaña de "manifestaciones" a tu derecha) será más de lo mismo, masturbación mental y bofetadas al aire, energía y tiempo del pueblo desperdiciada y rebotada con palos de la policía.
 

Me ha dado mucha pena escuchar a algunos políticos a quienes considero personas honestas, decir una serie de redundantes conceptos que no desconoce nadie que tenga algún mínimo interés por la política y lea algo de vez en cuando, y en más de una hora de discurso no dar ni una sola pista de cómo se supone que debe actuar el pueblo ante todas las cosas que ellos denuncian a modo de Cañada del Eco.
¿Qué debemos hacer entonces, según sus tácitas propuestas?... Lo único que se deduce, es que hay que esperar a las próximas elecciones y votarle a él, o promover un Golpe de Estado Partidista y embarcar al país en una nueva guerra civil...
Parece que la Guerra Civil Española -por poner el ejemplo más claro en la historia- sólo se recuerda a la hora de sacar viejos odios familiares, pero no se saca a la hora de reflexionar sobre las consecuencias de no haber aprendido la lección histórica.
En todo el mundo hay mucho para recordar  y comprender a dónde conducen los extremos y las diferencias partidistas.

Hay que recordar una diferencia muy sustancial entre "Revolución" y "Golpe de Estado". Este último es sólo un cambio de manos del poder, que sigue estando siempre en un grupo, no en el Pueblo, a menos que fuese de tipo civil, como se explica en la página de Asambleas. Las Revoluciones en cambio, trastocan todo. Las pacíficas han sido benéficas y las violentas han sido fatales, porque mientras que las primeras fueron hechas por la masa crítica de un Pueblo, las violentas han sido instigadas por grupos oportunistas, que al final se quedan con el poder y la política vuelve a ser la misma o peor que el sistema anterior.
Lo que necesitamos ahora en casi todos los países del mundo, es una Revolución de Conciencia, pero en la práctica, que puede incluir o no un Golpe de Estado Civil, donde haya militares realmente honestos, patriotas y con servicios de inteligencia bien dotados al servicio del Gobierno Asambleario. En este modelo de revolución, los militares sólo tendrían la función de promover, contribuir logísticamente y proteger la toma de poder de la Asamblea Constituyente que tendrá carácter PROVISIONAL, y el desarrollo de las Asambleas Ciudadanas. O sea justamente lo contrario de lo que hacen las fuerzas armadas y policías al servicio de la corruptocracia de los partidos, que a veces los defienden para que sigan robando y otras veces se instauran para robar ellos, auspiciados por los mismos que alternativamente sufragan a los partidos.
Todas las fuerzas armadas que no entregan el poder al Pueblo, o no lo educan políticamente para que éste cumpla luego su mejor destino,  están sin excepción, al servicio del sionismo internacional, de modo más o menos directo, mediante la sinarquía económica que controla la tecnología y la política.
Los agentes de los servicios de inteligencia, los controladores (desde los controladores aéreos hasta los que vigilan mediante las cámaras de tráfico), los científicos e intelectuales y todo el personal inteligente con acceso a puntos claves de control tecnológico, debe entender que la "tecnocracia" nunca será una relalidad. 
Nunca serán los tecnólogos ni los científicos un poder en sí mismo, porque siempre estarán al servicio de los políticos, porque la política es una Ciencia de Ciencias. En el fondo sencilla, pero es una combinación perfecta de interdisciplinaria entre ciencias exactas y ciencias humanísticas.
Un tecnólogo puede ser político, claro, pero en la política su calidad de tecnólogo será un mero accesorio útil, un talento interesante. Pero si un tecnólogo asumiera poder total sobre el pueblo usando la tecnología, éste estaría condenado a la aniquilación, porque el tecnólogo como tal, no tiene límites éticos. Por eso la sinarquía económica actual, que tampoco tiene escrúpulos morales, límites éticos ni nada que implique una gota de Amor, tiene a su disposición a grandes y selectos tecnólogos, contra los que hay -afortunadamente- muy pocos y heroicos tecnólogos realmente humanos, como el chileno Pedro Gaete. 




Los tecnólogos han de tomar tarde o temprano una decisión sobre a qué bando pertenecer: A los megacriminales que llevan el mundo arrastrado por la miseria, la injusticia, las guerras y la violencia (y que siempre les tendrán como esbirros de segunda), o si prefieren pertenecer a una Humanidad Libre, ordenada por el bien común, el respeto, la verdad y la verdadera democracia.
Como "verdadera democracia" me refiero a la ASAMBLEARIA. Toda otra forma de gobierno, llámese como se llame, es pura basura. Con reyezuelos y caducas noblezas al servicio de la sinarquía o perteneciente a ella, con mandamases mentirosos y tiránicos, en vez que ejecutivos de gobierno controlados por las asambleas populares, con partidos en vez que con solidaridad nacional, lo único que ha conseguido la humanidad es caer en la manos de los más grandes y desalmados estafadores.
Si quieres hacer algo que valga la pena por tu familia, por tu descendencia, por tu mundo, organiza una conferencia de Ecologenia, instrúyete (descarga GRATIS este libro ),  o  colabora con la movilización de la Ecologenia comprando el impreso.

Si quieres evitar un nefasto Golpe de Estado en tu país, y crear una masa crítica capaz de evitar desastres con las armas escalares, promueve una verdadera Revolución Ecologénica. No por miedo, no por odio, sino por la convicción de que sólo una Democracia Auténtica puede llevarnos a vivir como a la mayoría le gustaría.
Este modelo de octavilla te servirá: 

Si estás desconforme con los abusos en las tarifas de servicios (no confundir con los impuestos), reúne a la gente con esta otra:

El problema del "secuestro económico" es ya bien conocido por la casi totalidad de la población, pero comprendido en sus mecanismos por un porcentaje que apenas supera el 10 %, o sea cualquier persona más o menos instruida e informada sobre economía o el simple manejo de su dinero.
El problema ya no radica en su desconocimiento, sino en el "¿Qué hacemos, entonces?". Y todo el mundo tiene miedo, nadie quiere perder lo poco que tiene, porque la masa ha sido llevada a pensar del modo más egoísta que jamás ha habido en la historia. Entonces hay muy pocos valientes, y lo que realmente lo son terminan arrojando bombas y piedras en inútiles refriegas callejeras, cuando lo que tienen que hacer es cambiar el gobierno, en vez de rogarles "que devuelvan lo robado" o tonterías por el estilo.


Dar un golpe de Estado en un país, no resolverá nada globalmente, pero puede ser el primer paso para una revolución. La Revolución Volchevique, como la Revolución Francesa fueron golpes de Estados pergeñados por gente que quería apoderarse de ellos. Utilizaron ideólogos para escribir libros, gacetas y movilizar a las masas, pero sólo cambiaron de lugar los mismos agujeros. Hoy es posible (quizá inevitable) que se produzcan golpes de estado donde menos se espera, porque las castas políticas han llegado a tal grado de corrupción que están "matando a la gallina de los huevos de oro", que es el pueblo. El problema es quién queda después. Si lo hace una Asamblea y se concreta un Estado Asambleario, pues habrá democracia de verdad. Si queda algún "líder bueno", esperemos que antes de morirse o pervertirse, lleve al Estado a un orden asambleario. Pero en los golpes de Estado de los dos últimos siglos han quedado por lo general, líderes circunstanciales, de escasa cosmovisión, títeres más o menos conscientes de la sínarquía a la que sirvieron. Muy pocos buenos.
 

Si hacer comprender a las masas el problema político global ha sido producto de una larga tarea de divulgación, especialmente gracias a internet, la solución efectiva, real y concreta quizá deba pasar por lo mismo pero muy potenciado, porque hasta el momeno somos muy pocos los que tenemos ideas claras al respecto. 
Un porcentaje ya ínfimo comprende cómo se estructura el poder y -lamentablemente- somos sólo algunos científicos, algunos con formación militar, los que sabemos lo que sirve y lo que no sirve hacer. Por eso, y lo digo con mucho pesar, creo que la Ecologenia es la única salida. 

Hay algunos grupos que están intentando cosas similares, pero vemos así como las fuerzas, la capacidad de acción práctica, queda descoordinada, a la vez que de no existir un movimiento global coherente, si un país aislado hiciera lo que debe, sería como un perro con bozal entre medio de la jauría famélica. Es decir que los mecanismos del poder le echarían encima aún a sus mejores aliados, especialmente los países vecinos. Los megacriminales que controlan la economía mundial también controlan lo que modernamente se llama "ingeniería social", consiguiendo enseguida promover actividades hostiles contra cualquier nación usando diferencias religiosas, sociales, económicas, de idiosincracia, con pretextos de armas de destrucción masiva, de atentados terroristas y todo un arsenal de mentiras, como atentados de falsa bandera.
Si la Ecologenia no tiene un surgimiento generalizado, al menos en una buena comunidad de países que puedan establecer alianzas fuertes, no alcanzará sus objetivos. Digamos que si tengo una pandilla encaminada a cometer un crimen y quiero evitarlo, no puedo hacerlo convenciendo a un sólo miembro, porque los demás se lo cargan, por miedo o por fidelidad al matón jefe.


La Ecologenia tiene la gran ventaja de que apenas se ponga en marcha, podrá desarrollar tecnologías que el sistema de mercado no contempla desarrollar porque sería su tumba, ya que el actual sistema se basa energéticamente en tecnologías obsoletas, como los motores de explosión, que básicamente no han cambiado en cien años, aunque se usen incluso en aviones muy impresionantes y poderosos. 
O sea que es preciso dar un Golpe de Estado Global, ya que el gobierno real es hoy global, y aunque bastante oculto hasta ahora, ya está cayendo lo suficiente las caretas. La revolución comunista nos enseñó muchas cosas, a pesar de sus aberraciones fundamentales. Alguno países, como Cuba, la adaptaron y modificaron en todo lo necesario, pero aún falta evolución. Hoy necesitamos una nueva revolución, pero que empieza en la consciencia de cada uno, no en los escritos de un ideólogo (y por lo que me toca) Aunque estas palabras sirvan de inspiración, no están basadas en "ideología", sino en pura ciencia política, pero de la mejor. Empieza por tu país, aprendiendo LA ESTRATEGIA

(Si te gusta el artículo, por favor participa difundiendo ECOLOGENIA en las redes sociales)

2 comentarios: